24/7/2011

LA IDENTIDAD Y DIVERSIDAD ANTE LA MIRADA PEDAGÓGICA

La existencia es biográfica
     La identidad se va dibujando día a día; primero trazamos un bosquejo de nosotros mismos.  Muchas veces erramos porque lo hacemos según la imagen que proyectan los demás de nosotros o porque trazamos algunas de nuestras líneas, guiados por la admiración que sentimos por quienes aparecen exitosos.  En otras ocasiones, rebajamos nuestra imagen, antes de luchar; ya, porque hemos perdido la confianza en nosotros o, porque una mala imaginación anticipatoria del dolor, nos hace huir de los retos y errores preparatorios de todo lo que algún día será grande. 
   En un mundo globalizado, donde prima la conectividad pero no la comunicación; en un mundo de grandes avances tecnológicos pero no proporcional crecimiento personal; en un mundo que busca dominar el espacio, donde prima la preocupación por el cuerpo ostentoso, la comidad, el placer y la apariencia; en un mundo donde no hay tiempo para el ensimismamiento, para consolidar una familia o una verdadera amistad; en un mundo donde se buscan leyes que sólo se acomoden a nuestra realidad pero sin considerar el deber ser; en un mundo donde se busca lo efímero porque ya no se cree en el compromiso, ni se asumen responsabilidades; en un mundo donde no hay espacio para el descubrimiento de sí ni del otro; donde el hombre "a la moda", el siempre "joven", el "in", el escándalo, dan lugar a fama y espacio; en un mundo consumista que tiene como indicador de éxito los logros tangibles; en un mundo donde la violencia es el escenario sin límites que abarca nuestras vidas; en un mundo que hay cada vez más al alcance distintas formas de evadir la realidad; en un mundo así... no cabe duda que los educadores tenemos mucho que decir... sobre el saber ser, sobre el saber actuar, sobre el saber obrar, sobre el saber convivir, sobre el saber saber
  Sí, tenemos mucho que decir y hay que saber decirlo; no sólo respecto el contenido o ideas que debemos transmitir; sino sobre la forma como hacerlo para ser escuchados; para ser entendidos, para ser un real aporte educativo a nuestros pequeños, adolescentes, jóvenes o adultos educandos.   En un mundo tal como lo hemos, a grandes rasgos caracterizado, es difícil descubrir nuestro ser, condición primera para realizarse y  verdaderamente educarse.  Es aquí, en esta forma del decir educativo que, para ser tal, debe con-mover nuestro ser, nuestra intimidad, donde el lenguaje del cine puede aparecer como un excelente medio, si se sabe interpretar, criticar y apreciar en todos sus alcances.
           
Los dos nacimientos
• Dicen que nacemos a lo menos dos veces: La primera, cuando dejamos el vientre materno para adentrarnos en un mundo no creado por nosotros; la segunda, cuando descubrimos quiénes somos. 
 •Descubrir y experimentar nuestra identidad, implica mucho más que averiguar qué pensamos, creemos, hacemos o expresamos; pues todo ello puede ser causa y producto de una vida ajena a nuestro auténtico ser.  ¿Qué papel debemos jugar los educadores en ese descubrimiento? ¿Cómo llevarlo a cabo?

Si consideramos las distinciones que hacer Revilla sobre los elementos que conforman nuestra identidad, de beríamos mencionar: 1) El cuerpo como apariencia física, como imagen que nos presenta y proyecta ante nosotros y ante los demás. 2) El nombre que social y legalmente nos identifica (registro Civil, carnet de identidad, pasaporte, etc.). 3) La autoconciencia y la memoria que nos da la dirección que queremos imprimir a nuestra existencia y esa continuidad  o mismidad que trasciende todo cambio, permitiéndonos decir: Soy yo “el mismo” aunque distinto y 4) Nuestra sociabilidad que nos expresa a través de una forma de comunicarnos con los demás. Agregamos, a estas cuatro dimensiones que conforman nuestra identidad. 5) La sexualidad,  con una forma única de ser femenino o masculino. 6) La nacionalidad, con un patrimonio tangible e intangible, histórico - cultural y una forma de ser ciudadano. 7) La moralidad, con una forma de enfrentar nuestros deberes y derechos, de enfrentar nuestros vicios y virtudes  identidad religiosa, etc.  8) La religiosidad, con nuestras creencias y fe en un origen y destino que da un sentido y valor diverso a  nuestras vidas o existencias.
¿Qué visión del cuerpo, de la sexualidad, del amor, de la fe, del trabajo, del dinero, de la familia, etc. nos muestran los diversos medios de comunicación masiva y qué nos muestra el cine? ¿De qué modo puede influir el cine en el descubrimiento y realización de nuestra identidad, en convivencia con la diversidad que es propia de la riqueza de seres; pero que también puede esconder o manifestar afanes destructivos o diversas bajezas? Puede el cine ayudarnos a esa necesaria reflexión sobre sí mismos y sobre los demás, para encontrarnos y guiar a otros en ese necesario camino de maduración, realización imprescindibles para una sana y fructífera convivencia?  ¿Cuáles son los condicionantes que debemos superar  como personas y como profesionales de la educación para descubrir nuestra verdadera identidad, nuestro estilo y forma de ser persona y la forma auténtica de comunicarnos?  ¿Cuáles son las dificultades de ser y de ser en y con los demás?  ¿Cuál es el papel del educador, frente y junto a la familia y a otros guías o agentes sociales, en el descubrimiento y consolidación de nuestra identidad  y de una convivencia justa y en paz?

Algunas interrogantes orientadoras en el proceso de búsqueda de la identidad:
 • ¿Podrías distinguir entre lo que has sido y hecho de quién realmente eres?
 • ¿Podrías distinguir entre lo que los que te rodean quieres que seas y quién realmente eres?
 • ¿Podrías distinguir entre la imagen que has hecho de ti a partir de lo que dicen los demás y aquel verdadero retrato que tal vez aún no descubres?
•Encandilado por el atractivo de la comodidad, de lo seguro y la popularidad, ¿podrías distinguir entre la imagen que has diseñado para el éxito y quién realmente eres?
•Apremiado por las urgencias, cada vez mayores, ¿podrías distinguir entre lo que es cambiante y circunstancial y lo que da continuidad a tu vida porque es convicción de ser y te constituye?
•En una sociedad mediatizada, que vive de la publicidad, ¿podrías distinguir entre lo que exige la masa opinante para aceptarte y quien realmente anhelas ser, porque es quien realmente eres?
• Las artes surgen para expresar con belleza nuestros mundos…Hoy, ¿vas a ellos para encontrarte en la música, en un guión o imagen o, al revés, dejas que te invadan y te haces a sus imágenes y semejanza?
•En la ruta de nuestras vidas, el hogar o familia debe ser lo permanente, el segundo útero que te acoge y nutre para que te desarrolles y, ya fuerte, seas tú… En esa misma ruta surge el educador co profesional que saber como enseñar a ser, actuar, obrar, convivir y saber.  ¿Podrías afirmar que has contado o cuentas con un hogar que resguarde y cultive tu proceso de ser y convivir? ¿Podrías también asegurar que has contado o cuentas con auténticos educadores que han dispuesto todas sus capacidades y competencias al servicio de la formación de seres íntegros como personas, a quienes podrás algún día dar gracias porque aprendiste algo que te permitió mucho más que rendir una buena prueba o aprobar una asignatura?
 Identidades
 •Identidad de ser que te dice hacia dónde ir, por qué comprometernos y para qué y cómo existir.  Reto de ser que da sentido a todo actuar y quehacer; que direcciona las potencias en un camino de superación que es humilde afán constante de infinito crecimiento. Presencia de ser que supera toda apariencia y que sólo es visible ante en entendimiento y la sensibilidad de quien se mueve desde el ser.
 •Identidad de ser necesaria para descubrir la identidad del otro en el amor verdadero; en el sacrificio que te hace feliz más allá del dolor y el bienestar.  Identidad que desde la intimidad te hace añorar el encuentro con un tú y cuidar de toda la naturaleza y de toda obra en pos de un bien personal o común.
 •Identidad de servicio a la humanidad que refleja tu vocación de amor a todo descubrimiento y creación auténtica, conformadores de la ciencia y de la cultura en todas sus variedades y, por lo mismo, enriquecedora a través del diálogo que reconoce la diversidad.
 •Identidad de los pueblos que no se pierden en el anonimato porque respetan la herencia dejada por incontadas historias de sacrificio y honor y que, por lo mismo, reconocen la dignidad de todos los pueblos porque los conforma la misma esencia.  Identidad que se responsabiliza ante el que lo requiere; pero nunca agrede porque su afán no es el dominio.
•Identidad de credos que si son auténticos tienen como horizonte la nobleza, la dignidad y la bondad de los más nobles ideales de vida. Credos que se basan en el amor porque toda fe auténtica es un don que mueve las virtudes de la humildad, la misericordia, la caridad, la justicia, el respeto.
Ficción e identidad
       Existe hoy una contraposición entre el mundo real y el mundo virtual; donde lo virtual aparece como una reproducción perfecta del mundo sensible, de la simulación, la apariencia.  Así, es fácil caer en el mundo de la conectividad sin comunicación, de la imagen sin sustento real; así, nos encontramos con los yoes reales y los yoes virtuales.  Nos consta que el mundo virtual no ha hecho más que crecer, lo que puede ser excelente si no se confunde lo virtual con lo real; sino, por el contrario, se pone al servicio de   éste.  Así, podemos asistir a una conferencia en el otro continente; lo que antes era imposible; el problema es cuando lo virtual aparece como sustitutivo de la realidad.   Ejemplos de esto último, es fácil encontrar en Facebook, donde la persona hace ostentación de apariencias o hace aparecer una parte como el todo o, simplemente, engaña y se engaña con una vida y a cara bonita hecha a la medida.  Igualmente, nos debe hacer reflexionar el mundo del "Second Life" donde muchos crean una vida social y afectiva muy lejana a la realidad. 
    Vivimos tiempos en que es fácil perder la identidad, tanto propia como la de los demás, confundiéndo la persona real con el personaje, con la ficción; entonces, ya no sabemos qué representa a qué: si la ficción a la realidad o si la realidad a la ficción.  Por ello se adoptan modas, surgen Programas que buscan el el "Yo soy...." que aparezca el otro: quien no soy yo" y... se aplaude al otro; al de la fama.  Lo mismo acontece en la influencias de las modas en el lenguaje, forma de vestir, pensar, enfrentar el mundo y sus relaciones con él.  La moda aparece como un medio al que recurren diversos personajes; pues hoy la moda  vende identidad... Según la marca, según el estilo.... eres...   Confundidos, sin identidad, subyugados por la fama o espacios que acaparan la mirada y aplausos de muchos, más fácil que intentar descubrirse y descubrir al otro: adoptamos personajes o estilos de moda: una forma de sentirse perteneciendo a algo aunque sea falso; una forma de sentirse importante, de facilitar la decisión de decidir y pensar que podría no ser la más popular o fácil de llevar.

       Es bueno tener presente, entonces, que el consumismo no se restringe a un afán de comprar, sino que su mayor peligro es que quien consume identifique su sentido de vida, sus anhelos, con lo comprable, con lo vendible y negociable.  Por ello, quien hoy se apropia de un producto de marca o asiste a un Pub de renombre, pasa a tener el equivalente a los antiguos linajes o apellidos. Hoy el consumismo implica una forma de hacer, de representaciones e identificaciones: comprar o adquirir ostentando, gastar (despilfarro y/o suntuosidad como hábito y no en forma extraordinaria), consumir de tal modo crear elites sociales según edades, género, ideologías, tribus urbanas.  La identidad se compra en los almacenes, boutiques.  Se simula, se representa; es la moda de las reproducciones de la obra de arte.

Camino de excelencia personal y profesional.
           La única forma de llevar a la auténtica identidad y convivencia en diversidad es enseñar a ser, a descubrirse e insistir en que, como toda educación, es un camino que implica intenciones, actitudes, disposiciones, retos, decisiones, procesos, acciones, obras, evaluaciones, éxits y errores.  Se trata de un camino de competencia no con el otro; sino consigo mismo. Crecer como personas; realizarse, tener excelencia... Jaime de Casacuberta dirá "La excelencia es a una persona lo que los motores a una nave espacial; fuerza de arranque, sustentación y aceleración. (...) La excelencia personal es una actitud para hacer lo mejor posible con la información y recursos disponibles"  (Despega. Ed. Norma, Chile 2008, pág. 19 - 21).
          El reto es grande en un mundo confundido, violento, lleno de rencores, de dolores, de temores.  Por lo mismo, es importante el reto: Ni perfectos; ni mediocres... Ser excelentes no implica ser perfectos; sino hacer lo mejor posible con los talentos y recursos que se cuenta.  La persona excelente sabe que la vida es un viaje de perfeccionamiento, de superación; que no se parte desde la cumbre sino que se camina hacia ella.  Se diferencia del ser mediocre que no da todo lo que es sino el mínimo. Esto nos lleva a tener presente algunos riesgos que debemos superar.

Riesgos a superar:
a) La dispersión de energías que nos agotará y dejará una sensación de inseguridad.  Se la supera con concentración y perseverancia en lo que se ha propuesto; con "ob-ligarse" (ligarse, a- comprometerse) a terminar lo que se ha comenzado. La fortaleza es lo que nos permitirá perverar a pesar de los obstáculos que siempre surgirán, de las dificultades de las tareas (nada importante es fácil), de tener que corregir una y otra vez (es propio de quien intenta nuevos caminos).  Es importante confiar en nosotros y quitar de nuestra mente la frase "voy a tratar" por "lo haré y lo mejor posible"
b) El error no debe ser considerado como tiempo perdido sino como aprendizaje; como experiencia que nos indica la necesidad de buscar otra alternativa.  Toda gran obra, implica antes muchos papeles que van a dar al tacho de la basura: son requisito de aprendizaje.  Por ello, existe lo que se llama "ensayo"
c) El perfeccionismo que puede llevar a lo que Casacuberta llama "parálisis por análisis".  El perfeccionista se exige lo imposible: la perfección.  Insistimos, la excelencia consiste en hacer lo mejor posible con los recursos -talentos- conocimientos y medios que se cuenta.  Por ello, más importante que el resultado o producto, es el camino y la actitud de dar lo mejor de sí, en cada momento de nuestras vidas, que son un camino de superación.

Interesante es la reflexión sobre el siguiente poema que muchos atribuyen a Jorge Luis Borges, teniendo presente, por supuesto, que es un "poema":
       "Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. Sería menos higiénico.
       Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, Subiría más montañas, nadaría más ríos. Iría a más lugares a los que nunca he ido, comería más helados y menos habas, tendría más problemas reales y menos imaginarios.
     Yo fui de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada momento de su vida, claro que tuve momentos de alegría. Pero si pudiera volver atrás trataría solamente de tener buenos momentos. Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos, no te pierdas el ahora.
     Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas.
    Si pudiera volver a vivir, comenzaría así hasta concluir el otoño, daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres y jugaría con más niños si tuviera otra vez la vida por delante... Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo... "

              Sólo quien tiene un para qué vivir, puede enfrentar cualquier cómo que le presente la vida.  Mientras los animales se encuentran en la vida, sin otro cometido que vivir, el ser humano toma conciencia de su ser, de su existencia, del mundo... Esta conciencia le lleva a una serie de interrogantes: ¿quién soy; cuál es el por qué y el sentido, ya no sólo de esta u otra acción, sino de la existencia misma; soy feliz? La fuerza para superar los retos de la existencia, requieren de un sentido de vida ¿Cómo descubrirlo?
 Será su propia experiencia de vida, la vivencia de situaciones límites que debió superar como sobreviviente de cuatro campos de concentración nazis, la que llevará al psiquiatra Víctor Frankl, a proponer su llamada logoterapia, como método de análisis, sanación o potenciación de la existencia.  La responsabilidad, nos dirá, es siempre ante un deber y los deberes sólo pueden ser interpretados a partir del sentido de la vida.  Quien vive a nivel de profundidad de sentido, tiene capacidad de compromiso, fidelidad, responsabilidad. Esto explica la situación en que cae quien, contrariamente a su ser, en la huida o evasión neurótica, trata de vivir una existencia “presentista”, vivir sólo el día a día, sin consideraciones pasadas ni futuras; sin sentido y sin deberes, sin compromisos ni valores por los cuales velar. También cae en esta falta de sentido quien vive en la embriaguez no sólo efecto de drogas o alcohol, sino de los medios o de sus propias obras o trabajo, despojados de su sentido y valor. Resaltan, entre estos últimos, quienes sufren la llamada “neurosis dominical”, cuando el trabajo o estudio pasan a ser una forma de huida de sí mismo y de los demás; cuando no se quiere por comodidad o por temor enfrentar el mundo.

          Por el contrario, quien logra descubrir un sentido de vida por el cual vivir, en los momentos más angustiosos, penosos o de dolor, sentirá la fortaleza de la esperanza, de ese sentido que trasciende la situación elevándola a un rango de realización, reto, crecimiento. Así, el caso de quien sufre una situación límite o conmocional como puede ser la muerte de un ser amado.

El valor de la vida, el sentido de ella, se puede encontrar por distintas vías:
a) A través de nuestras actividades: A veces alguien piensa, siente, que su vida no tiene valor porque su actividad carece de valor… Pues bien, no se trata del puesto o labor que alguien ejecute sino del cómo y para qué Es de más alta estima la vida de un barrendero, quien asume en conciencia su responsabilidad de limpiar la ciudad y atender a su familia, que la vida de un médico que no asume la responsabilidad de cuidar a sus enfermos y cumplir con su familia. Es conocida la historia de quien pregunta a dos trabajadores "¿Qué están haciendo? El primero, hostilmente le contesta: "¿Acaso no ve?, estoy picando piedras".  El segundo trabajador, feliz, le dice "Estoy construyendo la Catedral de Colonia"

b) El valor de las vivencias que nos ofrece la vida misma: Junto al valor que cobra la vida por nuestros actos, están los valores que Frankl llama “vivenciales”; valores que se “acogen” en el encuentro con el universo, con la naturaleza, con la vida misma…con la belleza de la naturaleza o de la obra de arte, con la presencia de la bondad de alguien, con Dios.  "No me siento orgulloso de lo que soy, no estoy orgulloso de lo que hago, me siento orgulloso de lo que amo..." (Carlos Lohlé) ¿Qué amas?
c) El valor de nuestra actitud ante las limitaciones o lo irremisible de la vida: En este caso se encuentran lo que hemos llamado en este curso “las situaciones límite”, cuando nos enfrentamos a una situación que no nos deja otra opción que enfrentarla tal cual.
        Nos hallamos siempre “en situación de…”, de enriquecer el mundo y el sentido de nuestras vidas con nuestros acciones; otras, enriquecernos a nosotros mismos con nuestras vivencias. Lo importante es captar, acoger el momento, la oportunidad para dar a la vida y para recibir de ella; ambos son deberes en ellos encontramos como se va realizando nuestro sentido… Así, no cumple con su deber quien da la espalda a la belleza del camino costero o al sonido de las gaviotas o colores y aromas de las flores que nos acompañan en nuestra ruta.
     Igualmente, debemos distinguir en la vida dos dimensiones distintas que se coordinan: la gran misión de nuestras vidas, trascendente a toda situación, vinculada talvez a la eternidad y el valor situacional o el sentido de cada situación u oportunidad que se ofrece como único momento para realizar a través de la vida cotidiana el valor que le trasciende. El gran y frecuente error, es dejar pasar esos momentos que como todo los momento son únicos… ¿Cuántas situaciones de vida hemos desperdiciado?
     "Para Yalom (1984) el sentido de la vida debe contemplarse desde una perspectiva que permita apreciar su desarrollo en el tiempo, pues los tipos de significado cambian a lo largo de la vida, se produce un cambio de prioridades y de valores a lo largo de la vida pues no aspira a conseguir lo mismo un niño, un adolescente, un adulto o un anciano. En cada época de la vida, se desarrollan predominantemente un tipo de valores. Algunos autores consideran que los experienciales alcanzan su máxima expresión entre los 13 y 15 años, los de creación alrededor de los 40-45 años y los de actitud sobre todo a partir de los 65 años. (...)
             La percepción precisa del self del mundo y el futuro son esenciales para la Salud Mental. Si uno tiene claro cuál es su papel en el mundo, muy relacionado con el sentido que da a su vida, y percibe el futuro de forma positiva (lo que también tiene relación con el sentido) es más probable que alcance y conserve su estabilidad mental. (...)  Para Frankl (1999) la carencia de significado es un indicador de desajuste emocional. La necesidad de sentido hoy en día no se satisface plenamente, pues son muchas las personas que sufren lo que Frankl llamó "vacío existencial", que consiste en vivir sin encontrar un sentido a la propia vida. Este "vacío existencial" es la principal característica de lo que Frankl denominó "neurosis noógena" (que serían un 20% de las neurosis).

            El deseo de significado se está frustrando a nivel mundial, pues va en aumento el número de personas que experimentas un sentimiento de falta de sentido que puede adoptar cualquier forma clínica neurótica con diferentes cuadros sintomáticos (alcoholismo, depresión, obsesión, etc.). Los síntomas, en estas neurosis, serían una manifestación de desviaciones en la voluntad de significado (Frankl, 1998).

            Existen diferentes manifestaciones de la carencia de sentido o vacío existencial: el "espíritu de cruzada o aventurismo" (abrazar de forma compulsiva una causa o actividad, independiente de su valor o contenido, como respuesta a la falta de propósito, lo que puede llevar al fanatismo); nihilismo (desacreditación de las actividades que los demás lleven a cabo, desesperación); "forma vegetativa" (que consiste en un estado de aburrimiento, con indiferencia y apatía que puede llevar a una depresión), etc. (Yalom, 1984)." 

    Teniendo presente lo expuesto sobre la identidad y antes, en la Unidad I, sobre la diversidad, veamos de qué forma podemos hacer uso de algunos filmes para llevar a la reflexión sobre sí mismo y sobre los demás, en vistas a conformar lo que muchos llaman "Una cultura para la paz" y que podríamos también llamar "Una cultura para la convivencia en justa diversidad"



9/7/2011

UNIDAD III: CINE FORO

 14 julio 2011

El lenguaje cinematográfico


El cine hace uso de todas las artes; de ahí su riqueza y complejidad de un lenguaje que tiene que ser capaz de llevarnos a una obra que juega con tiempos y espacios, ideas, sentimientos, emociones, recuerdos, drama, comedia, danza, música, palabras, escenografías....  Un lenguaje donde los colores, los planos, los movimientos de cámara, los actores, la música, los silencios nos hablan.   Es un lenguaje que requiere toda nuestra atención, nuestro respeto.  Existe mucho material en Internet que nos describe este lenguaje.  Como muestra, para vuestra comprensión y apreciación de los filmes, entre otros, elijo los siguientes:
El lenguaje de los planos en el cine

El lenguaje de la música en el cine
     
EL CINE FORO Y SU POTENCIAL EDUCATIVO

                Quien tenga propósitos educativos, puede hacer del  cine foro un recurso al cual recurrir con la seguridad de apreciar no sólo la esencia del cine, que es el arte, sino su gran potencial formativo.  Efectivamente, más allá del placer estético que nos pueda procurar un buen guión o argumento, excelentes actuaciones, majestuosa música, grande y significativa toma fotográfica o planos, juegos de tiempo, dirección, etc., podremos  aprehender a desentrañar ese mensaje que dio sentido a todos los elementos que están en juego en el llamado lenguaje del cine.  No siempre es fácil captar ese mensaje; más aún si la temática es compleja o la forma de presentarla es metafórica.  Pongamos como ejemplo películas como Smultronstället (Fresas Salvajes) de 1.957 o cualquiera de Ingmar Bergman y Black Swan (Cisne Negro), dirigida, en 2.010, por el también complejísimo Darren Aronofsky.

                Es cierto que para ayudarnos a entender la temática y el mensaje de un filme - no el argumento que es el relato o narración de los hechos- no podremos recurrir a menudo al cine foro que requiere un número de al menos tres espectadores para que tenga sentido: Podemos también ayudarnos consultando críticas de cine, revistas o libros especializados, programas televisivos, cursos de apreciación, etc.  El cine foro aparece como una excelente estrategia didáctica para ser empleada en un aula de clases, realizar un debate guiado para padres y apoderados o entre los diversos actores de una comunidad educativa especifica; por ejemplo, entre profesores y apoderados, profesores y alumnos, alumnos y apoderados de determinado curso. 

                El cine foro requiere de preparación y de diversos actores, su desarrollo distingue cinco e, incluso,  seis momentos: A) Preparación, B) Presentación del Film, C) Proyección y D) Desarrollo de guías E) Discusión o Foro y, a veces, lo que llamaré F) Proyección Activa.  Los actores requeridos para llevarlo a cabo: Director del cine foro, colaborador(es) de dirección, colaboradores de implementación o logística, ayudantes de desarrollo de guías.  Ahora bien, si no cuenta con colaboradores – puede ocurrir a menudo-  usted podrá y deberá hacer todo, por lo cual requerirá mayor tiempo de preparación.   

            En un pequeño, simple por su lenguaje pero claro e interesante libro, Luis Campos Martínez[i] y  libro decía: “Las imágenes se imponen directamente a cada individuo, con una gran dosis de verdad; la participación es intensa y por eso mismo peligrosa si no es controlada” El cine puede mover fácil e intensamente las emociones y, con mayor intensidad, a un espectador no educado en el lenguaje del cine: risas, miedos, llanto, nerviosismo, odios, idolatrías, simpatías…  Siempre recuerdo el llanto que estalló en medio de la oscuridad y silencio de la sala de cine, cuando mi hijo de cuatro años vio que apresaban a la mamá de Dumbo… Pronto, empezaron otros a llorar y el público a susurrar “Pobrecito…”, dando más fuerzas a sus llantos.  Es el contagio social de las emociones que, generalmente, actúa de forma inconsciente, según la psicología de masas. No se trata de quitar la magia, emoción, sensibilidad que es bueno desarrollemos todos; en este sentido el cine puede ser excelente, se trata de “sacar al espectador del sueño hipnótico en que lo ha colocado el filme, de sacudir su pasividad ante el río de imágenes y de sonidos (agreguemos ahora, efectos especiales) que lo han sumergido; se trata de equilibrar la sugestión y la fascinación del filme, que sin duda han disminuido su sentido crítico, imponiéndole no sólo sentimientos y pasiones sino una visión del mundo que busca sobreponerse  a su visión propia; se trata pues de superar la insuficiencia de conocimientos  de un fenómeno tan complejo, como es el séptimo arte…”[ii]

¿Qué competencias (palabra hoy de moda) potencia el cine foro?
  •  Interpretación de lenguaje audiovisual complejo: todas las formas y géneros literarios, imágenes, silencios y sonidos en todas sus formas (latidos de corazón, dramatizaciones, monólogos, música…), colores,  movimientos, planos, escenografías, vestuarios, etc.)
  •  Dominio y profundización de la conciencia crítica en sus distintas formas: estética, lógica, moral, religiosa, ideológica, comercial, social. [iii]
  • Dominio y profundización de la conciencia emocional.
  •  Desarrollo de la atención visual, auditiva, cognitiva, social.
  • Desarrollo de las competencias involucradas en el trabajo en equipo  (Saber escuchar, saber expresar, saber aportar y recibir aportes, saber organizarse y administrar los tiempos)
  • Desarrollo de la propia identidad y de la sociabilidad.
 [i] CAMPOS M., Luis: Cineforo. Interpretación grupal del filme; ed. Paulinas, Colombia, 1989, Pág. 12
[ii]  Ibíd. Pág. 13
[iii] El cine foro permite adoptar una perspectiva, esto es, clarificar o precisar y discutir, con el aporte de otros espectadores, sobre lo que uno vio o no vio, escuchó o no, sintió o pensó durante la proyección misma; cuando ésta no podía detenerse.  El cine foro nos da la oportunidad de volver sobre él; el director o coordinador del cine foro puede llevar algunas escenas fílmicas preparadas sobre las cuales discutir.  Recuerdo que discutir no es lo mismo que pelear; por el contrario, es correr junto a otros, con un mismo propósito: enriquecerse con el aporte que el otro nos entrega desde su perspectiva o visión; no necesariamente para aceptarla como propia sino para compartir, dialogar, conocer otras formas de ver la vida o el mundo, repensar o reafirmar la propia visión.  Nada más enriquecedor que dialogar con quien tiene una visión distinta a la de uno; el requisito es no alterarse porque el otro piensa o siente o cree distinto; siempre respetar al otro, no despreciar, no calificar a la persona pues no se discute sobre cómo eres sino sobre ideas, creencias, percepciones, sentimientos.
 
16 de julio 2011
MOMENTOS DEL CINE FORO
Preparación - Presentación del Film – Proyección - Desarrollo de guías - Discusión o Foro  - Proyección Activa 

1.  Preparación.  Lo primero es pensar a qué espectador quiere dirigir la película,  luego, pensar en las características de ese público, edad, nivel instruccional, situaciones de vida que lo caracterizan (pobreza, riesgo social, víctimas de delincuencia, carencia de afectos, abusados, padres, madres solteras, padres cuyos hijos han muerto, etc.)  Es importante conocer al espectador-educando, para satisfacer sus expectativas o crearlas, no herir sensibilidades, tener un público que pueda entender el grado de dificultad que presenta la interpretación del film, ser capaz de leer los subtítulos, etc. En la elección del filme es importante considerar la duración de la proyección, de tal forma no sea agotadora para el público, considerando que luego lo más importante será el foro mismo.  El ideal es considerar que la actividad requerirá de  aproximadamente 3.30 horas, adicionando un café entre proyección y foro, de unos 15 min. Para posibilitar relajarse, adquirir energías, socializar.   La no consideración de estos elementos puede hacer fracasar su sesión, aunque haya elegido una excelente película. Sin embargo, es igualmente importante no caer en el facilismo que no educa, no enaltece ni abre mayores mundos interiores ni proyecciones de vida personal o comunitaria.  Es importante ir gradualmente subiendo el grado de complejidad, ir a filmes que requieren mayor concentración o que no tienen mayores efectos especiales, que son de otras épocas (en blanco y negro).  También es importante considerar la necesidad de quebrar el esquema de películas elegidas – si se trata de un ciclo de cine foro-  matizando,  a modo de “recreo”, con alguna película de buena calidad pero que suavice las emociones que pueden haber estado provocando lo complejo de algunas problemáticas que hayan caracterizado sus proyecciones y debates.  Para esto, elija algún filme que tenga algo de humor, romanticismo, aventura, fantasía, para no angustiar al espectador, si el ciclo, por ejemplo, ha sido sobre la violencia intrafamiliar.
            Si se trata de un ciclo de cine foro, el ideal es adoptar un criterio que dé un sentido al mismo: Películas de un Director, de una época, de una cultura, de una problemática, de una nación,  ganadores de premios de algún año específico, etc.  
            Respecto este momento, es claro que el director del cine foro es el responsable de la correcta elección de los filmes; pero es obvio que puede pedir consejo a expertos, o colaboración a quien represente el parecer de su público objetivo; visionar el filme con ellos, discutirlo, así tendrá mayor claridad sobre cuáles serán las conveniencias o no de su elección, las necesidades que considerar para los pasos siguientes.


2.  Presentación del Film


                 Este es el momento en que usted y su equipo de trabajo hace su presentación ante el público asistente. La finalidad de este espacio es, en no más de 5 a máximo 10 minutos, presentar el film y centrar la atención de los asistentes en una dirección común; por ejemplo, en los conflictos que puede provocar la intolerancia religiosa.   El cine foro no es una clase magistral ni una charla; no es el momento para mostrar sus conocimientos.  Lo normal es que estemos ante un público ansioso de ver la película; por lo tanto, salude, diga su nombre;  a lo más su profesión u ocupación y presente lo más relevante de la película, del director.  Si el público es de alto nivel intelectual evite leer la ficha técnica: Diga que en la Guía de Cine Foro “La Carnada”, por ejemplo, encontrarán la ficha técnica con todos los detalles y que lo único que ahora quiere remarcar es que su Director, Bertrand Tavernier, se caracteriza por transformar sus investigaciones periodísticas y documentales, en películas de interés social.  Agregue que es muy difícil encontrar sus películas en Chile; pues aquí no es conocido. En seguida, relate el argumento en forma muy simple “Tres jóvenes representan a una juventud desvinculada de la realidad; pues confunden ésta con lo que aparece en los film, en la publicidad, según los cuales  es fácil encontrar trabajo, ganar dinero, al mismo tiempo ser alcohólico o delincuente y ser feliz.  De esta forma, la protagonista pasa a ser la carnada que usarán sus amigos para atraer supuestos millonarios y así robarles el dinero con el cual, en un par de meses, suponen pondrán una tienda de alta moda y se enriquecerán.  Desgraciadamente, la realidad se cobra y podremos apreciar cómo  sólo logran volverse asesinos y terminar en la cárcel”.  Es importante, también, que aclare si el Director pertenece a un credo, ideología o ha estado involucrado en situaciones que nos pueden ayudar a comprender el porqué de su visión de mundo y luego, deducir el mensaje que desea hacernos llegar a través de  este film.
              Luego, pida que se fijen en especial en la actitud de la joven y en sus contradicciones; en la actitud que tiene cuando sus compañeros agreden, en la cárcel, en la preocupación por su agenda…  En otras ocasiones, deberá prevenir que se encontrarán con escenas muy fuertes, de tipo sexual; pero necesarias para el sentido del film… o hacer hincapié en que la película se basa en un hecho real. En fin, La presentación dependerá de la finalidad propuesta, del espectador y de usted.
               Si es la primera vez que se encuentra con este público, tal vez tenga que explicarles por qué dar a conocer el argumento y no dejar el suspenso hasta el desenlace del film.  Veámoslo.

Argumento: Quienes no conocen el sentido del cine foro u otras dinámicas para apreciar o debatir cine, encuentran espantoso que antes de ver el film se les dé a conocer que los protagonistas de “Más allá de los Sueños” mueren: primero los hijos, luego el padre y, al final, la madre quien al ser incapaz de sobreponerse a la pena y soledad, se suicida.  Este último acto la lleva  a  la antesala del infierno, de la cual la logrará salvar el esposo”.   Pues bien, para un público más experimentado en el goce estético del cine o en su grandiosidad como creación rica en enseñanzas, el argumento es lo menos importante; pues, como toda obra de arte, el mismo relato – por ejemplo, el atentado de las Torres gemelas” – puede dar lugar a decenas de filmes de diversa calidad, con iguales u opuestos mensajes, pero siempre piezas cinematográficas muy distintas; con metáforas o estilos igualmente diversos.  Tampoco es preocupante que alguien o todos digan “ya vi o vimos la película”; pues sería como decir  “Ya vi o vimos La Piedad de Miguel Ángel”   o “Ya oí u oímos Claro de Luna de Claude Debussy”   Es  más el conocer el argumento, libera al espectador de la angustia o preocupación de no saber qué ocurrirá, permitiéndole disfrutar de la película como tal y estar atento a lo resaltado, en vistas del cine foro; más aún, si queremos que disfrute de la excelencia de las actuaciones, música, colores, planos; en fin, de la belleza de la creación como tal.
                Todo otro aspecto sobre el film - contenido, locaciones, escenografía, director, actores, premios, otros filmes-  que considere pueden ser importantes de conocer por el público que tiene delante suyo, ofrézcalo como  material para actividades complementarias, evaluaciones, consulta voluntaria,  proyección con otras temáticas que pueden ser muy importantes pero distintas a las que dicen relación con este ciclo temático o finalidad.  Hoy la tecnología virtual nos ayuda: podemos ofrecer el material en un sitio web, CD, enviarlo por email a quien lo solicite, etc.
3. Proyección
             Es importante una proyección del filme que sea fiel a éste: sonido, nitidez de imagen, idioma original, subtítulos correctos, forman parte de la obra misma.  Un equipo de sonido de mala calidad, ruidos externos, falta de nitidez, dificultad para tener una visión de la pantalla completa, reflejos, quitarán mérito a la película.  En ámbitos escolares, incluso universitarios, muy bien sabemos que es difícil de disponer de las suficientes salas de proyección. La causa de este déficit no siempre es de índole económica; sino que se encuentra en una falta de valoración del cine, del desconocimiento de lo importante que es como parte de la formación cultural, profesional, personal y social.   En todo caso, entre dejar un vacío fílmico o apelar a la buena voluntad, paciencia e imaginación del espectador, debemos elegir el mal menor y arreglarnos de algún modo en nuestras típicas e incómodas salas.           
                Un punto importante es la continuidad de la proyección.  No podemos darla en dos partes;  sería como decir hoy miremos la mitad de la cara de la Gioconda y la próxima semana la otra.  Lo que sí puede hacer es ver la obra completa, hacer aunque sea algunos comentarios y, a la próxima sesión, desarrollar el cine foro.  Para ello deberá proyectar algunas partes claves del film, de tal forma dar continuidad al espectador como tal, reavivando lo que experimentara durante la proyección misma.
                Es importante la oscuridad y el silencio; pues ellos forman parte de la magia de la ficción, sólo si no se rompe el encuentro obra-espectador.  Uno de los mayores problemas es lograr un público respetuoso, silencioso, que dé el lugar que se merece a la obra fílmica.

4.  Desarrollo de guías
                Las guías dependerán de la finalidad del cine foro (curso, taller, debate), de la creatividad del director del cine foro y del público a quien van dirigidas. (Cf. Los diversos blog que he desarrollado y modelos de guías que han dado lugar, en nuestro caso, a las evaluaciones).  Independientemente de lo anterior, pienso que es importante como recordatorio, iniciar estas guías con el nombre original y en español del film, la ficha técnica (país, año, director, actores y personaje que interpretan y otros datos que considere importante), el argumento, la finalidad del cine foro.
                                Dependiendo de lo numeroso de su público y de las edades, requerirá de colaboradores que puedan animar a trabajar en las guías, a no desviarse del tema y responder las inquietudes personales o de los equipos; respecto las actividades a desarrollar.

5.  Discusión o Foro 
                Se realiza en torno a las actividades de  la guía; por lo tanto debe tener claro el tiempo que dará para el desarrollo de las primeras y ahora su exposición, discusión.  Dado que no hay un modelo fijo, sólo expondremos algunas consideraciones básicas:
-          Evitar que todos los exponentes repitan lo mismo.  Para ello puede entregar guías según las cuales deben realizar distintas actividades que se complementen entre sí, o, pedir que cada equipo represente un personaje distinto y desde él responda, etc.  Si entrega a todos la misma guía, puede solicitar que los distintos equipos participen dando a conocer cómo desarrollaron x pregunta y los demás complementen si   tienen algo distinto que agregar.  
-          Es importante insistir en que lo importante es analizar el filme y no hacer uso de éste para exponer sus propios intereses.  Se habla precisamente de evasión cuando el filme “se vuelve un pretexto para defender y sostener las propias integraciones sicológicas y las propias opiniones sobre temas que el filme objetivamente no propone o propone de otra forma: de un filme sobre educación se pasa a enjuiciar la educación en el país…” (Luis Campos M. “Cineforo”, Ed. Paulinas, Bogotá, 1.989.  Pág. 37).
-          Es importante no caer en un alarde de erudición, uso de tecnicismos, donde el cine foro es pretexto para “ mostrarse superior”
-          Puede terminar el cine foro – si el tiempo lo permite y los participantes no están cansados- con la proyección de las escenas de mayor fuerza expresiva (debe llevarlas editadas para no perder tiempo buscándolas en esos momentos) y un  pensamiento final y/o una interrogante que deje el camino para el próximo cine foro.    
  
6.6. Proyección Activa 
                Se pueden incentivar a realizar una serie de actividades posteriores al cine foro: Si se trata de escolares del Primer Ciclo, por ejemplo, recuerdo que luego de realizar con ellos un cine foro sobre la diversidad, a partir de la proyección de Pocahontas, hicimos un concurso de afiches sobre la diversidad  de la naturaleza, de las culturas, de los movimientos de la naturaleza, de las estaciones del año.  Terminamos con lo que llamamos “El festival de las estaciones”, donde con la cooperación de los apoderados, a cada curso le correspondió una estación para luego representarla a través de comidas típicas, juegos, cuentos, formas de vestir, etc. 



4/4/2011

GUÍA EVALUACIÓN II

GUÍA  EVALUACIÓN  II
1º Elegir un tipo de diversidad: Naturaleza, cultural, religiosa, ideológico-política, nivel económico, etaria, discapacidad, sexualidad, etc. (Profundizar en las situaciones conflictivas, de acuerdo con la dinámica humana
2º Profundizar en la diversidad elegida.  Lo que es tomado textual debe ser puesto entre comillas (“…”) y fuente.
3º Buscar 10 medios fílmicos que traten la diversidad elegida (película, documental, video musical, cortometraje, etc.) Colocar la ficha técnica, atendiendo a: Nombre original, duración, país, actores, director, director arte o fotografía y música, argumento.  La ficha técnica puede ser “citada” de internet (Colocar link).
4º Elegir 3 medios fílmicos para trabajarlos, de acuerdo con el siguiente formato:
a)      Conflicto
b)      Desarrollo del conflicto
c)       Resolución
d)      Mensaje educativo
5º A partir de los medios fílmicos elegidos, elaborar un decálogo (10 principios que deben asumirse como criterio o guía de actuar correcto.  Generalmente, los principios se enuncian como “El  educador (los padres, el ser humano o quienes ustedes elijan como protagonista) Cada principio debe ser ejemplificado con alguna situación o personaje fílmico.  Se pueden poner notas adicionales, a pie de página o al final de este capítulo, aludiendo a otras películas distintas a las elegidas.
6º Conclusión  
Estructura del Trabajo
Introducción
Capítulo 1: Ficha técnica 10 film
Capítulo 2: La diversidad… a través de tres film
Capítulo 3: La educación en la diversidad…
Conclusión
Trabajo en equipo (3 a 5 integrantes)
FECHA DE ENTREGA: A más tardar el 20 de junio (En físico y por correo a alumnos.lar@gmail.com)


21/3/2011

UNIDAD I: Mundos diversos

Mundos diversos desde…Nacemos en un mundo desconocido, del cual no somos responsables: con una historia, credos, obras, personajes, lenguaje, costumbres... Nacemos en una familia, en una situación determinada dentro de ese mundo Nacemos únicos, íntimos: Nadie ha existido, existe ni existirá idéntico a mí; es más, cada uno de nosotros, a lo largo de su existencia irá conformando su propia historia, su carácter; con acontecimientos que implicarán cambios fundamentales en nuestra visión del mundo y de nosotros mismos. Vamos aprendiendo de nuestras experiencias y de la de otros; aprendemos de nuestros errores y de nuestros éxitos... No sabemos cuántas son nuestras fortalezas y debilidades o ignorancias de hoy y cuántas mañana. Esperamos llevar una vida de crecimiento personal; pero no siempre es así.
Nuestra diversidad nos hace irreemplazables; nuestra intimidad inapresables: Sólo cada cual puede dolerse su dolor de muelas, pensar sus pensamientos, amar sus amores...Por mucho que alguien te ame, no puede doler tu dolor por ti. Tal vez, condolido por tu dolor, también se dolerá; entonces, serán dos los dolientes... Por eso buscamos compañía, el encuentro con otros; entre diversos…
¿Es posible el encuentro entre diversidades; qué lo dificulta; qué lo confunde? ¿Existen diversidades nocivas que no deben tolerarse, ni menos respetarse? ¿Qué es tolerancia y qué respeto? ¿Cuál es la importancia de tener convicciones y que, en cambio, es fanatismo? ¿Qué es, entonces, pluralismo? ¿Es lo mismo discriminar que discernir? ¿Qué es bondadismo; qué discernimiento y qué discriminación? Estos son los temas de la Primera Unidad de esta asignatura; donde nos interesa reflexionar sobre la actitud y compromiso que debemos tener como educadores, si queremos que este mundo no se siga destruyendo. 

Principio 1: "Construir la propia vida, la ciudad -polis, urbs, civitas- y el mundo en armonía,; así, como se construyen las composiciones musicales: con notas distintas, sones y silencios..." 
Principio 2:   "Sin identidad no hay diversidad.  Por ello, es importante el descubrimiento y el respeto" 
Principio 3: "Educar para la convivencia, para el encuentro, el diálogo, es requisito de toda convivencia en diversidad"



Educar implica descubrir, valorar y cultivar la diversidad.
«Educar en diversidad» es uno de los principios que debe regir todo nuestro quehacer educativo; pues la realidad, tanto natural como cultural, lo es: vegetales, animales, fungi, monera, protiste, minerales, relieves, climas, formas, relaciones, distribuciones, lenguaje, artes auditivas y visuales, etc.; se presentan en una diversidad infinita.  Sin embargo, es en la persona humana donde la diversidad alcanza los caracteres de único, íntimo, incomparable, irreemplazable; siendo cada momento de nuestra existencia, también único, diverso. Nuestros educandos son diversos; diferentes en sus corporalidades, sensaciones, afectos, anhelos, ideas, creencias, capacidades y discapacidades; por lo tanto, la preparación, desarrollo y evaluación de las actividades educativas, debe ser individualizada, diversa.

Sí, es importante tener presente que la aceptación, valoración y cultivo de la diversidad, requiere tener claridad sobre los principios de tolerancia, respeto y caridad.

CONCEPTOS CLAVES
1.-  TOLERANCIA: Es la consideración hacia la diferencia; una disposición a admitir, amable y comprensivamente, la legítima discrepancia, esto es, el pluralismo.

ACTIVIDADES
1. Trabajo individual y grupal:
a) Descubran 5 semejanzas y diferencias entre ustedes y sus compañeros, amigos, familia.
b) Formen equipos para compartir lo que cada uno ha descubierto. ¿Qué piensan sobre las semejanzas y diferencias encontradas? ¿Les gusta ser distintos;  les trae algunos problemas; cuáles? 
FINALIDAD:
Aclarar el concepto de diversidad y tolerancia.
Conocerse mejor y conocer a los demás, aceptando las diferencias.
Valorar la diversidad como complementariedad y la tolerancia como necesaria para la paz. Introducir conceptual y afectivamente en el concepto de discriminación.

2.- RESPETO: Respetar implica admirar un valor o virtud que descubrimos en una persona quien, en ese sentido, se constituye como un modelo de vida.
Tolerar no es sinónimo de respetar.
Tolerar es permitir algo sin estar de acuerdo; sin justificar, aprobar o creerlo así; pues implica una diversidad en la discrepancia incluso en ocasiones, debemos tolerar un mal menor para evitar uno mayor que, de otra forma, no podríamos eludir.  Por ejemplo, debemos tolerar órdenes de un jefe que puede exigir más trabajo del justo o pagar menos de lo correcto, si no hay otra forma de conservar el empleo necesario para satisfacer las necesidades básicas de la familia.

ACTIVIDADES:
1. ¿Podrían resaltar algunas situaciones que expresan respeto? Discute la importancia de los rituales de respeto. Como educador, ¿cuáles rescataría? 
2. Elijan dos personas de diversos ámbitos; que les inspiren verdadero respeto. ¿Qué es lo que más admiran en ellas? Analicen la variedad o semejanza de respuestas. 

Principios
Se debe conservar y aplicar el principio de tolerancia cuando no hay acuerdo.
Se debe respetar en otros un valor que no poseemos y que admiramos como un ideal al que aspirar.
La convivencia con quien respetamos nos enriquece, porque nos hace vivenciar lo valioso: su honradez, lealtad, responsabilidad, humildad, generosidad; en fin, todas las virtudes que enaltecen las almas ya con su sólo visión. De ahí la importancia de los grandes modelos: genios, santos y héroes y de los modelos con quienes convivimos a diario.
Lo anterior implica que hay diversidades que sólo pueden obtener nuestra tolerancia; mientras otras, por sobre esta, merecen todo nuestro respeto, reverencia o admiración.
Estas actividades también ponen a prueba nuestra propia actitud tolerante; pues es un verdadero reto al escucharles hablar con mucho afecto y admiración de personas que a nosotros no nos simpatizan en lo absoluto.
La idea es que ellos vayan conociéndose, aceptándose y también respetándose a sí mismos y a los demás, en diversidad.

3.  LO INTOLERABLE
No. No todo es tolerable. Sólo debemos tolerar aquello que no nos quita la dignidad personal o expone nuestra salud.
Así, el niño no debe tolerar que abusen de él o le agredan. En estos casos debe pedir protección, pues a veces el hombre enferma y hace daños intolerables, menos aún respetables. En estos casos se debe explicar la necesidad de intervención médica y/o legal.
4. TOLERARNOS A NOSOTROS MISMOS
 No se trata de quedar sin más con lo peor de sí; sino conocer nuestros límites, defectos, discapacidades; de tal forma, no engendren desasosiego, pesimismo, depresión, desconfianza en sí mismos. Es tan malo no ponerse metas, como poner aquellas que van más allá de nuestras posibilidades.
Debemos reconocer nuestros defectos y ajustar «el que somos», con «el que deseamos, podemos y debemos ser».

5.-  CONVICCIONES .
En una educación pluralista, democrática, de diversidades, el educador tiene como misión esencial, enseñar a tener convicciones que en los momentos difíciles de la vida nos ayuden a tomar decisiones dignas de nuestra condición humana; más allá de meras posturas impensadas, emocionales o convenientes.
El respeto por la diversidad, exige una posición de vida, esto es, convicciones
Alguien podría pensar que el respeto por la diversidad requiere de una especie de neutralidad, indiferencia. Pero no es así, el respeto por la diversidad no se opone al amor y compromiso con lo que se piensa, cree, siente, asume como verdad, bien o belleza. Se puede tener convicciones y ser amable y comprensivo con las convicciones de los demás.
Ya dijimos, tolerar no es acatar, aprobar o justificar. Al contrario, sólo quien desea regir su vida por valores, sabe que ello es difícil; sabe que existe el error, que puede equivocarse (él o los demás). Es difícil el acceso a la verdad; hay que investigarla (no se encuentra a primera vista); de ahí el sentido de las ciencias, y la reflexión.

   Las convicciones no son meras ideas sino ideas que, asumidas como verdaderas, se constituyen en principios de vida. Por lo mismo, son fuerza, criterio de decisión, dirección, fundamento y nutriente. Se trata de ideas en las cuales confiamos, desde las cuales vivimos. Por ello, en medio de los embates nos ofrecen su fortaleza, permitiéndonos salvar el caos, las debilidades, los temores.
  En una educación pluralista, democrática y globalizada, donde las tecnologías de la información y comunicación ponen el mayor número de diversidad de ideas y credos al alcance masivo, el educador tiene como misión esencial enseñar a tener convicciones que, como ya dijimos, orienten al educando, ayudándole a tomar decisiones dignas de su condición humana; de lo contrario, será fácil presa de posturas impensadas, sólo emocionales, de alto riesgo que, lo más seguro, le enajenarán degradándolo.
   Muchos creen que tener convicciones implica no respetar, ser prepotente, dogmático, intolerante; suponen que el respeto por la diversidad requiere de una postura neutral, indiferente, tibia, adaptable. Todo lo contrario, de lo contrario el diálogo no se distinguiría del monólogo. Erróneamente, se pone de moda un bondadismo (también llamado permisivismo, historicismo o relativismo) que da por bueno, verdadero y bello todo, sin ningún discernimiento, impulsando los lemas “cada cual tiene su propia verdad”, “lo que es bueno depende de cada cual”, etc. De esta forma se crean el caos más grande en el ámbito de la verdad, se impiden todo verdadero diálogo pues cada cual va por rutas paralelas (según “su” verdad, bien y belleza) y, llegado el momento del cruce de decisiones, obviamente primará la ley de la selva. Así, las convicciones y el ser una persona de principios desaparece, para dar lugar a la primacía del ser “funcionales”, “acomodaticios”, “hacer lo que se puede y no lo que se debe”, etc. El respeto por la diversidad no se opone a la convicción que expresa fidelidad a los principios; a lo que se opone es al fanatismo (absolutismo, despotismo) que absolutiza un pensamiento o credo para imponerlo arbitrariamente a los demás, en vistas de las propias conveniencias y no de auténticos principios que sólo pueden emanar de quienes aman la verdad, el bien y la belleza.
     Estilos de vida y culturas diferentes, exigen una actitud dialogal que acepte la pluralidad de ideas, creencias y culturas; por lo mismo, el educador debe enseñar el amor por el Universo, el descubrimiento de los valores, el respeto, el ser hombres de palabra, el diálogo. Pero, ¿qué es pluralismo; cómo se diferencia del relativismo?
     
6. PLURALISMO Y CULTURA
     Cada cultura representa una forma de vivir el universo, un mundo único. La persona humana no actúa frente a un Universo sin más (constructo de realidades) sino desde, en y ante el mundo que ha ido el conformando el mismo ser humano, a través de su historia. El hombre habita el Universo, toma conciencia de él, le da un sentido en respectividad con los mundos de los otros hombres: acojo y respeto el sentido que das a “esa obra de arte”, a “ese ritual y símbolos”, a “esa mascota”, a “tu escuela”, a “tus padre”…. Nuestro mundo es co-creación y, si bien es cierto que el mundo se sustenta en la realidad, también es cierto que una vez otorgado un sentido a esa realidad, ya no nos enfrentamos (encontramos) con ella como mera cosa u objeto sino como realidad – sentido o sentido-real (nuestro sentido), obra cultural.
       Esto así, las culturas son realidades transpersonales (ambitales dice López Quintás) que trascienden la perspectiva personal. Las palabras me ofrecen sus posibilidades y las elevo a la categoría de poema; el poema me trasciende y se ofrece como tal a otros que sean capaces de apreciarlo. La realidad adquiere un sentido que ofrece posibilidades enaltecedoras: la dignificamos envolviéndolas con nuestro ser que trasciende; las elevamos a rango cultural: el ruido aparece como sonido en el juego con los silencios significativos, con la palabra que se transporta hasta el alma del otro, con la música que contemplamos o que impulsa un baile… Sí, el hombre debe aprender a distinguir el ruido de la música, la palabra de la charlatanería o grosería… de lo contrario sucumbiremos. Tal como lo decía Antístenes, el día que se condenó a Sócrates: “Las ciudades perecen cuando no saben distinguir los buenos de los malos»
      No toda obra es cultural sino aquella que es constructiva para el alma, aquella que potencia la creación porque la hace más perfecta, más bella. Atenta contra la cultura quien hace uso de las realidades dignas o dignificadas, usa en forma desmedida o sin sentido las usable o no cultiva (cuida) las usadas. En esta situación, las acciones del hombre no pertenecen al mundo de la cultura sino de la anticultura (llamada por algunos “cultura de la muerte”); así se entiende toda suerte de violencia, intrusión, reduccionismo, violaciones, esclavitud, corrupción, guerra, genocidio, avaricia, etc.

       Una pedagogía que respeta la diversidad, se debe sustentar en una pedagogía dde la cultura que antes enseñe a entender el sentido de la naturaleza y de las obras que realiza el hombre para la realización de su existencia; que enseñe el discernimiento y el diálogo entre diversos. Diverso indica distinto pero no necesariamente opuestos; distinta perspectiva pero encuentro en un nivel de mayor profundidad y dignidad humana; implica complementariedad o bien, visiones distintas que pueden dar lugar a adversarios en ideas pero no a enemigos que tienen como principal meta el destruirse. Se necesita de una pedagogía que enseña a descubrir el sentido del ser, del hacer, de la obra y del saber sobre ellos; pues sólo de esta forma encontraremos el punto de unión que requiere la comunicación de lo diverso para lograr el encuentro, el diálogo y erradicar la violencia. Si yo entiendo el sentido de la Biblia, seré capaz de entender y valorar el sentido que tiene el Corán para ese otro hombre; no lo consideraré un inferior sino un semejante, un dialogante: seremos dos logos, dos credos, dos ideales pero que entran en comunión porque ambos saben el sentido de lo sagrado, de lo revelado, del misterio: ambos han sido educados en respeto y son capaces de entrar en comunión siendo diverso pero unos en el amor que es siempre benevolente. Somos personas; cada una diversa a las otras, cada una íntima y trascendente; en fin, es tanto lo que es común a todo hombre de bien: el anhelo de hacer algo por los demás, por la naturaleza, por la familia, por ti mismo; el deseo de superar ignorancias y egoísmos para dar lo mejor de sí, el formar una familia y tener un trabajo que sea una forma de servir a los demás… también nos es común el cansancio, la impotencia, el sentirnos traicionados, el desear compañía, la celebración, el buen descanso, el hambre, el frío, el momento de comodidad, la esperanza, los temores, el valor y el coraje de ser, la fe y las dudas… la dignidad y complejidad de existir confirmándonos en esa dignidad...
       Nuestra visión de mundo va más allá que una simple manera de ver las cosas: determina nuestra visión de los valores, principios y criterios que decidirán nuestras acciones y ruta de vida; conforma nuestro criterio y proyecto de vida en correspondencia con los demás, nuestra convivencia, pues no somos seres aislados. Cada decisión que tomamos en nuestra intimidad, cada acción u omisión de la misma, afecta a los demás. Por ello, para la comprensión, respeto, diálogo entre los hombre; para la armonía o paz, se requiere de una actitud personal y de una pedagogía que acepte y promueva la pluralidad de ser, pensar, creer, hacer, sentir. ¿Qué es, entonces, pluralismo? Ya podemos deducir que PLURALISMO NO ES DOGMATISMO, NI RELATIVISMO, SINCRETISMO O NEUTRALISMO:
     Resumamos en vistas de aclarar este concepto tan usado: Para el dogmático, la propia visión de mundo es la única legítima y admisible; superior a toda otra, es perfecta, absoluta. Quien respeta el pluralismo, tiene convicciones pero no es absolutista. Para el relativista, todo es posible; no hay verdad, bien ni belleza; depende del momento, de cada cual... El relativismo, por lo tanto, es una postura dogmática que niega todo valor real pues rechaza la verdad real para dar al hombre el poder de decidirla según su mirada, conveniencia o comodidad pero sin afán de verdad. El relativista suele mostrarse como acrítico o neutral: todo puede ser o no ser. Existen posturas relativistas donde abiertamente prima el pasotismo, la indiferencia, el no hacerse cargo de la realidad; otras, pelean el primado de su visión tras la lucha por el poder del más fuerte; pues cuando se es relativista, al fin y al cabo se hace lo que determina quien sustenta el poder.
       En una actitud muy distinta, quien respeta el pluralismo, respeta sus principios y los de los demás; por lo tanto, no es relativista sino dialogante. El pluralismo reconoce las distintas culturas o visiones de mundo como actitudes valiosas en cuanto tienen un mismo sentido - amar y cultivar la verdad, el bien y la belleza- pero está, por sobre todo conciente de lo misterioso de la realidad, de los límites del hombre a pesar de sus buenas intenciones; está consciente de sus propios límites y de los de los demás. Conscientes, entonces, de que el Universo es inabarcable, insondable en su totalidad, inconmensurable y trascendente a toda posible objetivación o subjetivismo no absolutiza sus convicciones, pero tampoco intenta fusionarlas con otras que, de hacerlo, sólo lograría aniquilar a ambas. Para una pedagogía pluralista, lo importante es enseñar a escuchar con respeto al diverso y a expresarse y ser escuchado respetuosamente; enseñar el discernimiento y el entendimiento, el aprecio y el diálogo enriquecedor.
         En un mundo globalizado, de rápidas comunicaciones, por lo tanto, de fácil acceso a una amplia gama de culturas y formas o estilos de vida y valorizaciones, urge enseñar a dialogar, de tal modo no perder la identidad personal ni el patrimonio cultural e histórico de los pueblos. Términos como “tolerancia”, “sincretismo”, relativismo”, abundan en medios informativos y comunicacionales, desvirtuando el verdadero diálogo, el respeto por la justa diversidad, la colaboración o el trabajo cooperativo. Panikkar, filósofo que dedicara gran parte a la reflexión sobre el pluralismo, propone una interfecundación o fecundación recíproca de las culturas, donde las culturas se escuchen, entiendan, reconozcan como igualmente valiosas, respeten, aprendan una de las otras..Urge esta pedagogía inter-fecundadora o de encuentros para instar a valorar la situación actual del mundo en que vivimos y hacernos bondadosamente cargo de él.
        Panikkar estima que uno de los errores que impiden el encuentro entre culturas diversas es el intento de unirlas cuando lo que se debiera propiciar y enseñar es el respeto, la admiración y el diálogo entre diversos. ¿Tendría sentido que un católico solicitara la intercesión de la Virgen, mirando hacia la Meca? No ¿verdad? Lo que sí tendría sentido es admirar su fe, su respeto por lo sagrado, su misticismo… Quien posee una visión pluralista no absolutiza sus convicciones, pero tampoco intenta fusionarlas, pues de esta forma aniquilaría ambas.

     El arte de escuchar o la hermenéutica diatópica
* La hermenéutica morfológica permite transmitir el patrimonio cultural presente a quienes no lo tienen a su alcance: padres a hijos, profesores a alumnos, expertos a inexpertos, etc.
* La hermenéutica diacrónica permite traspasar la barrera de los tiempos para conocer estilos de vida o culturas distantes en el tiempo: tener conocimientos de la cultura egipcia, maya, etc.
* La hermenéutica diatópica nos permite traspasar las barreras de lo distante por ser "lo otro" "lo diverso"; no por lejano en el espacio o tiempo sino por ser una visión distinta a la propia. Implica auto-comprenderme y comprender al otro sin presuponer que el otro tiene la misma auto-comprensión básica que yo. Para ello requerimos de una metodología (camino):
    1º Poner entre paréntesis nuestros presupuestos, mitos, creencias... para no condicionar la interpretación del otro. Reconocer que la realidad tiene algo o mucho de misterio para no disminuir el valor del otro y el propio. Acoger, abrirse al otro para entenderlo con el corazón, esto es, con amor pues "una interpretación no es correcta si el interpretado no se reconoce en la interpretación". Cada persona se auto-comprende y esa auto-comprensión forma parte de su ser, de su forma de existir; por eso nosotros no la entenderemos si no entendemos cómo ella se entiende a sí misma. Esto no significa que estemos de acuerdo con ella; pues hay diversidades que sólo las podemos tolerar (no respetar) y, en otras, ni siquiera tolerar pues atentan contra la dignidad del ser personal: jamás deberemos aceptar la pedofilia o la agresión como un elemento propio de una cultura diversa, pues impiden el diálogo y la cooperación, anulando toda posible cultura.
   2º No podemos aplicar los conceptos de una cultura a otra pues sus contextos y, por lo mismo, carga histórica o biográfica, situación vital, son distintos; tampoco podemos traducirlos. Lo que sí podemos es buscar los equivalentes homeomórficos, esto es, aquellos que en nuestra propia cultura tienen un sentido símil. ¿Es Isvara del hinduismo mediador y, en ese sentido, tiene un valor equivalente a Cristo de los cristianos? Sólo puede responder y entrar en diálogo quien ha dedicado atención a ambos credos… sin partir prejuzgando o con intención de aniquilar al otro y encerrarse a todo diálogo y consideración del “tú”
     Diálogo de culturas, interculturalidad, cooperación, entendimiento para enfrentar los problemas que hoy aquejan a todo nuestro mundo. Es importante tener presente que los problemas ecológicos, políticos, económicos, son síntomas o consecuencias de un problema más radical que es causa de los mismos: Vivimos un mundo desorientado, perdido entre sus propias producciones, conocimientos, razón… Se requiere retomar el sentido y valor de la vida, de la existencia, de la armonía interior y de la paz entre las diversidades culturales y la biodiversidad de las cuales somos responsables.
   A nivel simple, a nivel de escuela hogar, es importante aprender a vivir en armonía: armonizar las diversidades, buscar su complementariedad, descubrir el tono adecuado para cantar a coro, a dueto o ser solista… Ello nos hace requerir una pedagogía de la sensibilidad, de la admiración: una pedagogía estética. 


7.  SE OPONEN A LA DIVERSIDAD, GENERANDO VIOLENCIA:



A) EL BONDADISMO  lleva a la arrogancia, intolerancia y falta de respeto con la diversidad. El bondadismo consiste en calificar todo de verdadero, valioso; siempre que no nos agredan. Es una posición egoísta y no comprometida; ni con la verdad, ni con las personas que la declaran. Se trata de una posición cómoda que busca las conveniencias de no tener que confrontarse y tampoco, consecuentemente, tener que declarar equivocarse. Da lugar a la arrogancia, pues al no existir una verdad que nos trascienda y que sea criterio de corrección, de perspectiva, nos erigimos en los creadores y modificadores de ella, según los antojos o utilidades que nuestra posición nos ofrezca. De este modo, sólo se trata de posiciones personales que justificar o mantener; el error no existe; todo está bien porque nada está mal.

B) EL TALANTE POLÉMICO: propio de quienes se fijan en los demás por lo que tienen de diferentes; haciendo de ese aspecto el todo e infravalorando, entonces, a la persona.  Debemos educar a nuestros alumnos para que no valoren o desvaloricen a los demás por lo que tienen de diferentes, de tal forma, sean etiquetados y discriminados o no considerados por ser de tal o cual color o raza, sexo, edad, ciego, gordo, bajo, pobre, rico, provinciano, etc.

C) LA DESCALIFICACIÓN: consiste no sólo en reprobar una acción que realmente puede ser incorrecta sino, principalmente, quitar todo prestigio, imagen o autoridad a la persona, más allá de todo razonable argumento y sin tener la más mínima consideración.  «Del árbol caído todos hacen leña», dice el refrán. A menudo, el error de alguien es dicha del intolerante; quien se alegra de la desdicha del diverso que es visto como un enemigo. Es una proyección del talante intolerante que descalifica todo argumento o acción de alguien, aunque ésta esté al margen del defecto o diversidad misma. Por ejemplo, al gordo no se le elige como amigo, aunque sea generoso, porque es gordo. Al que tiene una postura política o religiosa distinta, no se le contrata como cocinero, aunque sea excelente en ese campo y no tenga nada que ver con lo religioso o político. A quien tiene una discapacidad muscular o en sus piernas, se le deja de lado en actividades que requieren por sobre todo de una inteligencia que puede ser excepcional.

D) MAL GENIO: propio de quien no tiene paciencia con el diferente, agrediéndole con palabras, gestos u obras.  Debemos instar a nuestros alumnos a dominar los impulsos agresivos o violentos. Modales, palabras y gestos intolerantes, son imitados en la vida familiar, escolar, comunitaria y desde la televisión u otras propuestas masivas: cine, comic, música, sectas, juegos electrónicos (Nintendo, Play Station, Internet, etc.).

E) INCONTINENCIA VERBAL: es una forma de faltar el respeto a la diversidad, por eso el incontinente habla en forma desmesurada, sin considerar la importancia del decir de los demás. Al desvalorizar a los demás no deja espacio ni tiempo para otras opiniones. De esta forma logra imponer sólo su perspectiva.

F) ACOSO: es una forma de intolerancia que se manifiesta atosigando, esto es, sometiendo la persona a tal presión emocional y/o física, que ésta se encuentra imposibilitada de presentar o defender su postura. Por el contrario, quien se educa en diversidad, no impone; sugiere, insinúa.

G) FANATISMO: es propio de quien no es capaz de ver la más mínima objeción en su postura.  El fanático es intolerante e irrespetuoso. Es acrítico ante sí y ante los que piensan como él. No valora al diverso. Sólo recurre a argumentos memorizados, porque realmente no posee razones o creencias auténticas. El fanático divide el mundo en dos: nosotros y los otros: los equivocados o malos. El fanático es inamovible, anquilosado, rutinario, amigo de los tópicos.

CONCLUSIÓN: NECESIDAD DE UNA EDUCACIÓN PARA EL ENCUENTRO O CONVIVENCIA
Llegados a este punto, esperamos puedan observar el objetivo propuesto en un principio -descubrir, aceptar y valorar la diversidad – y haya sido éste asumido en gran parte por sus educandos; por supuesto, acorde con sus etapas de desarrollo y condiciones de existencia.

En verdad, la convivencia en diversidad requiere aprender (por lo tanto, enseñar) a amar.  Quien ama puede superar el afán de poder o dominio y vivir en paz, aprender colaborando con los demás y siendo generoso en el dar y  humilde y justo en el recibir.

Por último, proponemos las siguientes actividades que también le servirán para observar sus logros que, realmente son logros de sus pequeños y más importantes alumnos.

La educación, en cuanto perfecciona nuestra existencia en vista de la confirmación de nuestro ser, exige al educador guiar a los educandos en el descubrimiento, aceptación, valoración y realización de un estilo único y diverso de ser y existir.

La diversidad exige un amor por si mismo y por los demás; un amor que supera la tolerancia y el respeto. Sólo el amor deja ser más allá de todo egoísmo. Sólo así, los padres sacrifican anhelos no realizados que, de otra forma, proyectarían en sus hijos, dificultando su auténtica vocación y estilo de hacer la vida